Mucho hemos escuchado hablar sobre los probióticos y los prebióticos, sin embargo, en pocos artículos dejan claras las diferencias y los beneficios de ambos.  

En este espacio te voy a aclarar algunos puntos importantes para que conozcas todos los beneficios que los probióticos y los prebióticos pueden aportar a tu vida:

¿Qué son?

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en cantidades adecuadas, mejoran la salud gástrica de aquel que los consume ayudando a mantener la flora intestinal en óptimas condiciones.

Los prebióticos son hidratos de carbono presentes en la dieta que no se pueden digerir pero que promueven el crecimiento de los probióticos. En pocas palabras, los prebióticos son “el alimento” de los probióticos y ambos unen sus increíbles fuerzas para lograr UN GRAN EQUIPO y ayudarnos a tener y mantener un equilibrio en nuestro sistema gastrointestinal.

¿Cuándo se necesitan?

Cuando la flora intestinal se encuentra dañada, hay varios factores que entran en juego. El más común, y más en una ciudad como la nuestra, es el estrés. Este provoca que los ácidos del estómago aumenten y por lo tanto que las paredes del estómago e intestino se vean afectadas. Otros factores que juegan un papel importante son: toma prolongada de antibióticos, mala alimentación y tabaquismo.

¿Cuáles son sus beneficios?

Probióticos:

  • Favorecen la digestión
  • Mejoran la función del sistema inmunológico
  • Fortalecen la flora intestinal  
  • Reducen los efectos negativos de los antibióticos
  • Mejoran la absorción de los diferentes nutrimentos en el cuerpo
  • Disminuyen los síntomas de la inflamación intestinal

Prebióticos:

  • Al ser fibra una fibra soluble, ayudan a evitar el estreñimiento
  • Acompañan a los probióticos en su trayecto y promueven su larga vida dentro del tracto gastrointestinal
  • Promueven el crecimiento de la flora en el intestino
  • Reduce los trastornos digestivos como los molestos gases, inflamación y dolor de estómago  

¿Dónde puedo encontrarlos?

Aunque existen muchos alimentos que contienen estos microoganismos y que comúnmente incluimos en nuestra dieta, existen en el mercado suplementos que pueden potencializar su efecto por las concentraciones que contienen y de esta manera vivir felizmente sin inflamación y sin estreñimiento.

Existen muchos tipos de probióticos, sin embargo, los lactobacillus acidófilos como probiótico junto con inulina como prebiótico son una combinación muy ganadora para lograr ese equilibrio en la flora intestinal que tanto deseamos.

¿Cuál es el tratamiento?

Suplementarte 3 veces al año con un tratamiento de probióticos y prebióticos de manera preventiva, puede ayudarte a gozar de una salud intestinal plena… nada mejor que sentirte bien del estómago todo el tiempo.

En conclusión, una dieta adecuada + un tratamiento de probióticos más prebióticos tres veces por año + un correcto control del estrés nos asegura una salud gastrointestinal óptima.

 

icono25x25

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *